Lob@s con piel de cordero

Es lo que tiene formar parte de esta especie de ‘rebaño social’ que es la moda, dicho sin ningún ánimo peyorativo. Cosas a las que hace un tiempo no les veíamos casi ningún sentido se instalan en nuestra vida así de repente, sin darnos cuenta, como quien no quiere la cosa. Y no es que hayan llegado para quedarse, es que es casi instantáneo que empecemos a pensar que han formado parte de nuestra vida desde siempre.

 

Menos filosofía. Hace cuatro temporadas comenzamos a vender las botas australianas de piel de oveja que todas habíamos visto a las celebrities en las revistas mientras paseaban con un café para llevar por la dura realidad invernal de California. Fundamental lucirlas con minifaldas, vestidos primaverales, minishorts… Las más conocidas por aquel entonces eran las UGG, y modern@s aparte,  el concepto de su uso se nos hacía un tanto… peculiar. (De hecho, era bastante habitual ver con las botas a la famosa de turno -aunque su uso masculino se extiende-  y a su parterniere del momento en chanclas o converse).

 

Vea el artículo completo.